Bélgica - Junio 2010 -

Viaje fugaz, tres días tres, a Bélgica. Lo justo para ver deprisa y corriendo tres de las ciudades más representativas: Bruselas, Brujas y Gante.


Un paseo por la Grand Place de Bruselas, Patrimonio de la Humanidad. Una plaza preciosa en la que uno no sabe hacia donde mirar, por la belleza de sus edificios. Aquí el ayuntamiento, del siglo XV:


...tras lo que nos acercamos hasta la catedral de San Miguel y Santa Gúdula

Una de las cosas que más nos sorprendió de las iglesias y catedrales belgas fueron los púlpitos barrocos, de gran tamaño y riqueza ornamental




Una torre medieval integrada en un edificio moderno



Eso es estilo... ¡madre mía!


Manneken-Pis, con la colilla al aire, vestido de escocés. Cuenta con varios cientos de trajes diferentes que se encuentran en el Museo de la Ciudad y que le van cambiando regularmente, hasta varias veces diarias


La iglesia de Notre-Dame du Sablon



El Atomium, de obligada visita




Una bonita casa modernista, que alberga un Museo de Instrumentos Musicales


Debido a la gran tradición del cómic en Bélgica, podemos encontrar algunos edificios adornados con coloridos murales de personajes populares como Tin Tin


Y para acabar la visita, Jeanneke Pis, el equivalente femenino de Manneken-Pis



Continuamos el viaje hacia Brujas, ciudad que parece sacada de un cuento, donde uno puede pasarse las horas muertas paseando por las calles de su casco histórico, Patrimonio de la Humanidad, que aún mantiene estructuras arquitectónicas medievales.
Debido a la gran cantidad de canales que atraviesan la ciudad, y a su gran belleza, es conocida como la Venecia del Norte (sí, hay más "Venecias del Norte" como Amsterdam...).














En Brujas tuvo lugar la ceremonia de nombramiento de un Grumete Mayor, a bordo de nuestro "hotel flotante"


Y para acabar este viaje relámpago, visitamos Gante, donde merece la pena visitar el castillo, en pleno casco urbano, la catedral de San Babón y la impresionante torre Belfort (la torre campanario). Además, es imprescindible darse un paseo por el Graslei, con sus preciosas fachadas, a orillas del canal








data:newerPageTitle data:olderPageTitle data:homeMsg